Hotel Polonia Palace, Varsovia. Ascensor bajando. Entra caballero traje azul cerúleo, lacito y sombrero tejanos: pinta de paleto forrado de petrodólares. Yo de esmoquin, partituras bajo el brazo: músico, como deduce hábilmente el americano. Pregunta en dónde. Wielki. Pregunta de dónde. España. Dice que conoce a Sofía. ¿Qué Sofía? Sofía la reina. No tengo el gusto. Cuando va a España casi siempre comen juntos. Me parece estupendo, le daré recuerdos. Dice que pronto será repatriado, que esto se acaba. Nos despedimos en la planta baja. Él andando calle abajo. Yo, en el taxi silbando “Everybody’s Talkin”. Me gustaba más Bond, James Bond.

 

Anuncios